Desbordada

Todo esto que es,
hasta donde el horizonte alcanza,
es mi alma desbordada;
que crea ríos,
que lleva esencia de suspiros perfumados,
que fluyen y se van,
y se derrochan siempre…

Desbordada esta alma a sus pies;
suaves, de seda y nieve.

Desbordada,
también inmaterial,
pasa a través de ellos,
y le habla;
y le murmura los arrojos que provoca:
una interminable madeja de sueños,
que tropezándose y descoordinados le figuran
un pedestal para adorarla…

Imagino entonces que le robo caricias,
que me extiendo perdido en la arritmia de sus besos;
tomando de su cintura, ella conmigo,
y perdido en los caminos de su cuello.

Desbordada
mi alma en la entrega,
desbordándome
a la aceptación,
desbordados
los amores y te quieros,
desbordábase
la sustancia de mi anhelo,
desbordándose
este calor que me calcina,
desbordanda
la posibilidad de su regreso,
desbordose
la esencia de mi adentro,
y desbordados los recursos de mi almohada…

Víctor Raúl Ordóñez

@vrordonez
@poemario

Más poemas…

CONTACTO

10 + 8 =