El amor es diverso en cosas

No deja un instante
este tejido de ideas azarosas
ahondar y hurgarme
murmurando:

El amor, es diverso en cosas

Es como el salitre, que paciente,
deja sus huellas que poco a poco nos convierte,
en ángeles o espantos, en azaleas o espinas,
en mares que dan vida o desiertos que la roban.

Es el paso sobrio, rítmico, cierto,
también una alborotada carrerilla.
Un verso tierno, aunque imperfecto;
manchado por una muletilla

El amor, es diverso en cosas

Antorcha que ilumina el itinerario
del camino al atajo.
Lastre que convierte en sedentario
al trotamundos vivido a destajo.

Puede ser también dolor, traición y encono,
impugnación de las promesas no cumplidas,
el llanto de caricias que, arrepentidas,
vuelve más y más triste el entorno.

El amor, es diverso en cosas

Es mar vestido de oleaje tenue
es la calma, la redención, la paz
el perdón a un juicio implacable,
esperanza de un tal vez, de un quizás…

Es un “no me digas nada”,
que mas nada saber quiero,
no lastimes mi alma afrentada,
al olor de tu cuerpo insincero.

El amor, es diverso en cosas

Es el desencuentro, la desilusión
el derrumbe de un castillo construido sobre utopías
dos que se devoran, que se desbastan
hasta terminar deshechos e irreconocibles.

Pasmados, atados al aire
echados de nosotros mismos
o guiados por los lodos del ego
que nos ciega más y más en donde andamis perdidos.

El amor es diverso en cosas

Es una vasija amplia y basta
que se desborda en chorros y cascadas de luz,
que nutre a la bestia, al poeta y al iluminado,
que cura, enriquece y transforma.

Es una promesa que eleva los sueños, que los lanza,
hasta allá a donde ya no importa el horizonte
en donde el alma se expande al universo
y comparte su bondad en miriadas de chispas de su luz

El amor, es diverso en cosas

Bandeja de frutos ofrendados,
ceremonia y sacrificio, uno al otro;
pieles y cabellos al calor fundidos,
efímera existencia de un ser solo.

También es hastío y es cansancio;
atadura, látigo y prisión.
Tórrida querencia en el silencio;
suspiro, quejido, exclamación.

El amor, es diverso en cosas

Es pertenencia que se cuece al horno,
son oscuras pasiones sublimes,
que forjadas al temple del averno
dejan ser nuestras partes animales.

Es espacio que el abandono cede,
es calma de las tempestades,
El Soplo de Dios que todo lo puede,
un arrebato de majestuosas libertades.

Víctor Raúl Ordóñez

@vrordonez
@poemario

Más poemas…

CONTACTO

15 + 5 =