Una noche en setecientos días

Varado en la isla
soledad
me encontraste
desfallecido de sed
de amor
andando sin destino
setecientos días
en el limbo.

Tú desprendida, generosa
me diste agua de beber,
de entre tus piernas
de sus labios
de los otros y su lengua…

Sacié esa sed
me dejé llevar
alcancé dos cielos
desde tu altar
y entonces
en una noche en setecientos días
volví a conjugar en tiempos
contigo
el verbo amar

Víctor Raúl Ordóñez

@vrordonez
@poemario

Más poemas…

CONTACTO

4 + 8 =